¡Que viva México! | Crónica

Por: Mario D. Kuma

Jueves 16 de septiembre de 2021, ciudad de México


En el marco de (lo que todos esperamos, sea el desenlace de) la pandemia mundial, se ha vivido en México la conmemoración y celebración del 211 Aniversario del inicio de la Guerra por la Independencia de México frente a la corona española. En medio de las consecuencias de desastres naturales en zonas nunca antes vistos, sismos marcados por coincidencias cronológicas y polémicas mediáticas, como el intento de una re-significación histórica, al tratar de darle voz y rostro a nuestras raíces por medio de monumentos y demás, así como la tormenta que se vive en una sociedad mexicana sin máscaras, polarizada, resentida, racista, clasista, todo menos crítica y menos aún, reflexiva.

Llegó el día en que casi toda y todo mexicana y mexicano, se olvida de cualquier rencilla, para celebrar “La Independencia y Soberanía Nacional” echando un buen plato de pozole, seguido de un buen trago en compañía, es día de fiesta nacional y eso marca una diferencia.

Plancha del Zócalo Capitalino, Ciudad de México.

Es el 14 de septiembre de 2021 y por medio de las redes sociales oficiales de gobierno, el Lic. Presidente Andrés Manuel López Obrador durante la conferencia mañanera informa que, se celebrará la conmemoración del grito y ceremonia de independencia, por medio de plataformas digitales, instando a la población a  resguardar aún la distancia social por los posibles contagios y para no provocar un repunte de los mismos.

Conferencia Mañanera del 14 de Septiembre, 2021.

Llegó el 15 de septiembre y aunque parecía un día normal, se respiraba en el ambiente un júbilo especial, es día de fiesta, las personas que laboran, muestran cierta ansia por terminar su jornada y poder llegar a casa en compañía de sus familias; quienes descansaron, apresurados por mercados y centros comerciales haciendo sus compras.

Son las 7 P.M. y el tráfico en la ciudad es impresionante, algunos percances automovilísticos debido a las prisas e imprudencia, pero nada que opaque el ambiente festivo, se escuchan ambulancias por doquier para atender quemaduras leves, debido a los juegos pirotécnicos, que, como cada año, han sido prohibidos de forma muy clara y tajante.

Las 9 P.M. y en algunas televisoras, comienzan las transmisiones especiales previas a la ceremonia conmemorativa del Grito de Independencia, reportajes especiales, artistas invitados, convivencia de la farándula, circo y maroma para poder llamar audiencia a sus respectivos canales.

10 P.M. las calles lucen con personas, algunas en pie de sus propias puertas, haciendo de sus banquetas un patio común para reunirse con vecinos y amigos a celebrar; otras, respetan el protocolo de sana distancia y su celebración es reservada; personas más, personas menos, acompañadas de niños, quemando cohetes, algunas otras haciendo sus últimas compras abarrotando las tiendas en busca de tostadas, crema, cerveza y refrescos, el momento está cerca.

Son las 10:40 P.M de la noche y comienza la transmisión por los perfiles oficiales de redes sociales de la ceremonia, una breve narración del nacimiento de Tenochtitlan engalana el inicio de la ceremonia, un buen intento por recordar las raíces y de dar voz a los vencidos, enseguida comienza a tocar la banda de guerra y escoltan el lábaro patrio a manos del presidente acompañado de su esposa la Dra. Beatriz Muller, quienes sin prisas ni premuras, se acercan al balcón de palacio nacional

Presidente López Obrador y su esposa Dra. Beatríz Gutiérrez Muller.

Es el presidente López Obrador, quien comienza los tradicionales ¡Viva! Añadiendo algunos vítores a valores y a pueblos originarios, en un zócalo sin personas, pero adornado con la maqueta de la pirámide del Templo Mayor y en medio de un clima inmejorable, sin tormentas ni aguaceros, se escucharon repicar las campanas.

Resuena el himno nacional de forma solemne y respetuosa, al término, la bandera tricolor regresa a resguardo de la escolta oficial, la pareja presidencial, se despide a cámaras, pero cierra la ceremonia, la proyección en la maqueta, de la historia del pueblo mexica y el mito de su fundación y de la invasión europea, el previo de la Guerra de Independencia, de igual manera, dan un breviario de cómo y quiénes iniciaron la movilización y el levantamiento en armas por los tratos inhumanos de los españoles, como la génesis de las transformaciones del país. Culmina la ceremonia, fuegos artificiales majestuosos acompañados de música regional, adornan la noche y el cielo del centro histórico y dan paso a un breve recital y un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la pandemia.

Este año, la ceremonia del 15 de septiembre, nos recuerda lo rica que fue nuestra cultura, el saqueo y atropellos sufridos durante la invasión y conquista española. Un muy necesario recuerdo de la historia y de la necesidad de preservar la memoria, pero sobre todo, nos invita a no invisibilizar a los pueblos de quienes provenimos, a no menospreciar la historia, ni minimizar los efectos y estragos de ella. Pero por ahora ¡Salud! Y ¡Viva México!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s