Del Toro revive con magia a Pinnochio

¡Conoce lo bueno y lo malo de la película que ya se posicionó como la más vista en el mundo!

Por: Oscare Amadeus Modigliani // @cinema_de_barrio

| Lunes 12 de diciembre, 2022, Ciudad de México.

| Tiempo de lectura: 5 min.

Pinocho se estrenó el pasado 9 de diciembre en cines y ya se encuentra disponible en Netflix.

Después del claro fracaso de Disney con su live action de la película animada Pinocho, había ciertas dudas sobre la obra en la que trabajaba el director mexicano Guillermo del Toro, sin embargo, el resultado final es sorprendente.

Habría que dejar en claro que esta cinta realizada por Guillermo del Toro, no se trata de un remake de aquel clásico animado de 1940, realizado por los estudios Disney, como sí es el caso de la versión live action, del director Robert Zemeckis, la cual, también fue estrenada este año y vapuleada por la crítica especializada. 

Lo correcto sería señalar que “Pinocchio” de Guillermo del Toro, es un reboot. O sea, una película nueva. Si bien es cierto que el director mexicano respeta ciertas secuencias de la versión animada, también lo es, que agrega elementos a la estructura del guión con una presentación diferente, un nudo más emotivo, complejo y un final conmovedor, esto hace que esta versión se sienta más fresca en comparación con la versión de Zemeckis.

Lo cual se logró permitiéndose tomar la libertad de agregar nuevos personajes, situaciones, época, cambio de la psicología y motivación de los personajes, lo que da como resultado una obra más profunda y que toca las emociones.

¿Dé que trata la cinta?

El carpintero Gepetto vive completamente solo y aislado en la Italia de la década de 1930, mientras el fascismo va creciendo a su alrededor. Cansado de esta situación, decide cambiarlo él mismo y crear a un hijo de madera al que llamará Pinocho. Una noche gracias a un poco de magia, el muñeco de madera cobra vida y cumple los sueños de Gepetto de tener un pequeño hijo. Sin embargo, Pinocho no es como el carpintero espera, en vez de ser obediente y tranquilo, el niño adora la diversión y las travesuras. Pinocho está harto de no ser lo que su padre desea, así que se marcha a vivir aventuras, pero pronto se dará cuenta que ha ido demasiado lejos.

Unos días atrás declaró Del Toro, que la animación está sobrevalorada, ya que se suele pensar, que dichos filmes únicamente van dirigidos al público infantil. Sin embargo, con esta película le da una bofetada con guante blanco a la crítica, porque su versión de Pinocho, la pueden disfrutar los niños, pero su mensaje es tan profundo que logra tocar las fibras sensibles de los padres. 

Dentro de la cinta encontrarás algunas imágenes o situaciones que pueden parecer terroríficas, sin embargo, tienden a ser escenas reflexivas. Por ejemplo, unos conejos jugando a la baraja, estando en sus espaldas unos ataúdes, esta escena, sin duda, recuerda un poco a David Lynch en Rabbits del 2002, y también al maestro del stop motion, el director checo Jan Svankmayer, con su cinta Alice de 1988, la cual es una adaptación terríficamente hermosa de Alicia en el país de las maravillas.

Regresando con la cinta de Del Toro, también es innegable la influencia de la cultura japonesa, específicamente el anime, lo cual le da ese misticismo clásico del cine de director mexicano.

Los puntos positivos de la cinta

Lo primero que llama poderosamente la atención son los elementos nuevos que se agregan a la trama, por ejemplo, la guerra, el fascismo italiano o hasta la religión católica, justificándolos de buena forma, porque forman parte de las motivaciones de los personajes secundarios, mismos que ayudan a darle un sentido a los protagonistas.

Otro punto a favor, es la construcción de los diálogos, como la comparación entre una imagen de Jesús y Pinocho. Estos elementos son los que le dan fluidez a la película. 

Algo interesante es que esta cinta contiene un mensaje no solamente para los niños, como es, “pórtate bien con tus padres”, sino que también es una reflexión para los padres, sobre, lo crueles que pueden llegar a ser, sin darse cuenta de las comparaciones.

La construcción de toda la cinta es maravillosa, cada toma es un deleite. Te puedes dar cuenta de ello en los detalles de cada uno de los personajes. 

Por cierto, si tienes la oportunidad corre a la Cineteca Nacional, para que puedas apreciar la muestra de estas marionetas realizadas para esta cinta. Es una exposición pequeña, pero te dará una idea del gran trabajo de producción. 

Algo que también es plausible, es la creación de los escenarios, los cuales no intentan ser realistas, sino mágicos, por ejemplo, el mar que se recrea tiene cierto aire expresionista, al estilo del pintor holandés Vincent Van Gogh. Otro punto sobresaliente que posiblemente pasa desapercibido, son las proporciones fotográficas, ya sea entre personajes, entornos y las profundidades de campo, así como los movimientos naturales de todo personajes y entorno.

Pinocho tiene, hasta el momento, un 95% de aprobación.

Los puntos negativos de la cinta

Tal vez el único negrito en el arroz recae en cuanto a las canciones que conforman esta película, mismas que no alcanzan la misma emotividad de la versión de Disney, sin embargo, en todo lo demás los arrasan por completo. 

Como recomendación esta película debes disfrutarla en tu cine favorito, para que puedas apreciar de mejor forma todos los detalles que nos regalan los maestros de la animación. Además la plataforma de streaming Netflix, cuenta con un documental sobre la realización de esta cinta, ¡No te la pierdas! En verdad te darás cuenta de todo el sacrificio y amor al cine que hubo para la realización de esta película.

Esta cinta merece cuatro estrellas y media de cinco.

Puntuación: 4.5 de 5.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s