Amor en óleo y arpegios

Del romance, la vista, el erotismo. Chavela y Frida sentipensaron el amor, bajo el cielo azul, ese de la casa en Coyoacán, eterno y encerrado.

Por: Esperanza Cativo.

| Martes 14 de junio, 2022, Ciudad de México.

| Tiempo de lectura: 2 min.

De besar la música se trataba
con zarape rojo, cigarros
la voz descompensada y
andar pulcro.

La Chavela Vargas, mexicana
porque se le dió
la chingada gana.

De las pinceladas, los retratos
y las flores
Frida Khalo, tenía en el
entrecejo un ave
a punto del despegue.

En el azar del universo estrellado
ambas se encontraron
se conocieron entre tertulias,
música y texturas.

“Extraordinaria, lesbiana”
detalló Frida,
su bolígrafo corría
se llenó de flores
y golondrinas
bajo el erotismo
compensado
entre el amor nombrado
testigo de pinturas y
arpegios de guitarras.

El cielo azul,
en la casa de Frida y Diego
hogar habitado, después, con Chavela
Cuatro paredes azuladas
a manos desbordadas de cada una
agarradas de las palabras
de las mañanas
tejieron el romance
liviano amor,
multicolor
puro
por lo de un
nunca nuestras.

Te podría interesar…


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s