¿Cómo es nacer en época navideña? | Opinión

Ser una persona que se cuestionó la época navideña no te transforma automáticamente en la distorsionada idea que tiene la gente sobre el personaje del Grinch. Hay lugar para preguntar, ¿Realmente ese sujeto verde odiaba la navidad? ¿U odiaba la forma en que la gente se comportaba en navidad? Sí, ese frenesí que parece guardarse 11 meses para acumular valor para el perdón y la disculpa, para la confrontación y el llanto o la hipocresía de una fecha contemplada para el amor y la armonía.

Por: Miguel Arzate

| Miércoles 5 de enero, 2021, Ciudad de México

| Tiempo de lectura: 5 minutos

Photo by MART PRODUCTION on Pexels.com

La época navideña representa la promesa de tiempos que se llevan consigo los malos momentos. Días que si bien no borran, se sobreponen a los recuerdos no gratos. Momentos que minimizan las experiencias desagradables y por supuesto, tiempos de amor, paz, generosidad, unión, compañía y un largo etcétera que pretende demostrar que diciembre es un mes en el que la maldad, la avaricia, el egoísmo y la violencia, entre otras características humanas, no tienen cabida en la sociedad.

Nacer en diciembre ofrece un panorama de beneficios tales que se vuelve difícil, al menos durante los primeros doce años de vida, concebir que el acto de recibir regalos tenga una fecha de caducidad. Ser contemplado para un festejo que dura por días, que empieza desde anteriores y que se empalma con los siguientes, parece una práctica que se dibuja con tinta permanente, pero que se difumina con el devenir de los años que no sólo vuelven gris el pensamiento y la personalidad, sino que absorben todo el colorido de lo que prometía ser una eterna celebración.

Photo by cottonbro on Pexels.com

Crecer implica irreductiblemente dejar de ser prioridad, motivo o razón de alegría para muchas personas. El descubrimiento de la personalidad acontece a la par que nuestra esencia se identifica con aspectos que incomodan, confrontan, cuestionan y desagradan. Es a partir de los trece años, de acuerdo con La Convención sobre los Derechos de la Niñez, que empieza la segunda etapa de la adolescencia, la conocida como «adolescencia media» y que sin lugar a dudas, o por lo menos en el caso de muchas personas que nacimos en diciembre, representó el parteaguas entre lo bello y lo triste o desagradable de la navidad.

Nací un 23 de diciembre. Mi amor por esa fecha y por toda la temporada navideña perduró por alrededor de 14 años. Posteriormente, la melancolía de las migajas de la belleza acompañó mis pasos de joven errante. Comencé a recibir las típicas frases que demuestran que tu crecimiento no es indicio de contento, por lo menos para quienes no perciben en tu transitar por la vida el resultado nítido de lo que se debe ser y hacer. Aunque esas mismas personas no sean un digno ejemplo.

«Toma hijo por tu cumpleaños y de navidad», solía escuchar a partir de los 14, «ya creciste, pero aunque sea un detallito» recibí de parte de quienes aún mostraban interés en lo que representaba el 23. «Es que si te doy regalo ya no alcanza para la cena», musitaban quienes no tenían la intención del comentario franco, porque ya no alcanzaba para un regalo, pero si la cena navideña era en su casa, bajo el árbol se veía que claramente tu cumpleaños cada vez era menos relevante.

Photo by Liza Summer on Pexels.com

La adolescencia tardía se enfrenta más fieramente con la depresión, la ansiedad y el estrés, en jóvenes que nacen durante las fiestas decembrinas que en la juventud que vio la luz en otros meses del año. Según estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2019, el ambiente familiar de convivencia y reunión, de muestras de cariño y de contemplación de la otredad, son factores de riesgo que aumentan las posibilidades de suicidio.

La falta de redes de apoyo, el aislamiento social, las carencias económicas que permitan el acercamiento con profesionales de la salud mental, son causas que se recrudecieron con la pandemia por el Coronavirus que ha asotado a la humanidad desde noviembre de 2019.

Quienes sobrevivimos al impulso de frenar el dolor, y no lo menciono como algo que amerite orgullo, nos refugiamos en esa distancia. Nos sumimos en el alejamiento que primero se caracterizó por ser voluntario para pasar a ser algo inducido y ahora obligatorio.

Probablemente la melancolía se volvió tristeza. Quizá la nostalgia devino en la urgencia por el escondite, por la huída. Si los esfuerzos han propiciado las herramientas para desaparecer durante la navidad, ¿Por qué permanecer visible ante la lupa ajena?, ¿Por qué ser notorio en fechas que invisibilizan lo realmente importante? ¿Por qué mostrar afecto, arrepentimiento y amor más en diciembre que en otras épocas del año?

Photo by Pixabay on Pexels.com

La fama trae consigo recursos que permiten esfumarse más cómodamente. Muchas personalidades de la farándula no celebran por creencias religiosas, aunque también hay quienes decidieron, a pesar de cumplir años en diciembre, no ser partícipes de las fiestas a las que tachan de «hipócritas y falsas», «materialistas y consumistas», «tristes y contradictorias».

Como ejemplo de cumpleañero está el actor mexicano Diego Luna, quien cumple años el 29 de diciembre y padeció, como yo, el desvanecimiento de lo agradable de ser decembrino. La lista de personas antinavidad incluye al también actor Hugh Grant, a la cantante Lady Gaga y a los músicos Ozzy Osbourne y Noel Gallagher.

Se podría deducir que se trata solamente de un espíritu antipático que no comulga con los ideales de paz y unión que profesa la temporada navideña. Va mucho más allá de eso. Se trata de una crítica permanente contra algo que se muestra puro y que en dicha pureza descalifica lo pálido entre lo brillante, lo solitario entre lo tumultuoso, y por supuesto, la permanente pregunta que acompaña las fiestas: «Oye, y qué se siente, cómo es nacer en época navideña».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s